domingo, 30 de enero de 2011

Tú eres un esclavo

A veces pienso en ello Johnny. Todos esos políticos llenándose los bolsillos impunemente, y yo tengo que madrugar cada día y partirme los cuernos para que ellos y sus amiguetes puedan seguir cebándose a mi costa. Todas esas multinacionales envenenando nuestras mentes y ¡peor! la de nuestros niños a través de la poderosa hipno-herramienta, la TV, induciendo al consumismo sin sentido, y con ello creando nuevas generaciones de egoismo y estupidez... Ay ay ay... ¿Por dónde empiezo Johnny?

¡Ah, si, hola! Soy Troy McClure. Me recordarán de otros posts en blogs como "¿Es comestible el Universo?" o "Dios prefiere jugar al Mus". Bienvenidos a esta serie de reflexiones a las que llevo dando vueltas mucho tiempo, acerca de la vida, el universo (y todo lo demás = 42), y por qué a pesar de vivir bastante mejor que en tiempos pasados, el hombre (yo por lo menos) tiene la sensación de que todo va a peor hasta el punto de que se irá a mierda más tarde o más temprano, y con nosotros dentro.



Bueno, también es verdad que a pesar de enfrentarnos a sabiendas a un destino cuando menos brumoso, tenemos el suficiente humor, cachondeo y ganas de vivir como para poder sobrellevarlo (para muestra la imagen de arriba). Y el que no tiene nada de lo anterior se refugia en el sedante que es la televisión (idem, y por desgracia la mayoría hace esto, ngh...). Y aquél que todavía alberga dudas se refugia en la religión. Y el que no tiene nada de lo anterior se suicida. Y el que no puede ni suicidarse... joder hermano... ese si que lo lleva claro.

Pero salvo llevarlo claro todo lo demás son, queramos o no, autoengaños. Por que sinceramente... por un momento deja de pensar en qué te vas a comprar, qué vas a comer o beber, qué te vas a poner, vaya par de tetas las de... etc, y céntrate en leer esto y comprenderlo:

TÚ ERES UN ESCLAVO

¿A que jode? ¿No? Bueno, léelo otra vez. Varias veces más, por favor, hasta que vuelvas a ver claro que eres la versión moderna de aquellos que construían las pirámides a golpe de látigo, por que al igual que entonces tu espalda está pagando los caros caprichos de una selecta panda de hijos de puta. Si bien las formas son menos desagradables hoy día.

Ya, no te he dicho nada que no sepas sobradamente. Simplemente te estoy recordando un hecho que tú prefieres ignorar y que con la suficiente cantidad de autoengaños y sedantes te resignas a aceptar sin más. Y mucha gente, los más viejos sobre todo, excusan el hecho con la sentencia "la vida es así"...

¡LOS COJONES es así!

Lanzado este órdago puedes ver que no me falta convicción (y me gustaría pensar, Johnny, que a ti tampoco), pero la cosa es más complicada de lo que en un principio pueda parecer, sobre todo al ponerme frente a toda una sociedad que a nivel global se ha criado con el concepto "la vida es así".

Johnny, creo que tengo algo importante que hacer.
Luego te seguiré contando.