miércoles, 18 de julio de 2012

PARÁSITOS


¿Quieres que hable? Bien, la situación se puede resumir en lo siguiente.

Tenemos un sistema político, incluyendo gobierno, partidos afines y toda la oposición, lleno de PARÁSITOS que en lugar de ayudar a los ciudadanos se ceban los bolsillos a base de sueldos y dietas inmerecidas y fraudulentas sin dar palo al agua, y además entre ellos los corruptos sacando una tajada sustancial con sus chanchullos que no solo perjudica el patrimonio sino también el medio-ambiente.

Estos PARÁSITOS además de corruptos e indignos en su mayoría son incompetentes pues ni quieren ni son capaces de hacer nada para cambiar este sistema podrido, y por codicia no solo se mantienen a ellos mismos, sino que además mantienen a sus amigos y parientes en otro sistema parasitario: la administración y empresas públicas, un derroche monumental de dinero y recursos, y con duplicidades en sus competencias, y que además algunas de ellas generan tremendas desigualdades entre los ciudadanos, por ejemplo los sistemas educativos, la sanidad, y muchos otros casos. 

Y existe otro tipo de parásito, quizá el peor por que es el que más consume y el que menos responsabilidad debe a los ciudadanos, pero a la vez los más consentidos con todo tipo de ventajas fiscales y económicas: los banqueros. Realmente muchos de los PARÁSITOS políticos son PARÁSITOS banqueros, o salen de lo uno para meterse en lo otro. En cualquier caso van de la mano, y cuando hablemos de PARÁSITOS nos referimos a la clase política, que son los verdaderos responsables del parasitismo bancario.

En general la situación está mal, la gente cada vez está más caliente, y encima esta panda de PARÁSITOS todavía meten la pata casi a diario con gestos, palabras y acciones intolerables, en fin perlitas, para la responsabilidad que requieren sus puestos (en realidad deberíamos agradecérselo). Tanto es así que llevan días corriendo rumores acerca de golpe de estado, los sindicatos de policía dando informes alarmantes, etc. Luego todos los medios de comunicación, salvo quizá la Sexta, son una panda de VENDIDOS a los que los ciudadanos deberían escupirle a la cara el poco respeto que les quede por ellos, ya que se están encargando de tapar toda la información acerca de las masivas quejas de los ciudadanos. De las muchas manifestaciones que han sucedido estos días ¿cuántas habéis visto en los telediarios?

Pero este no es nuestro principal problema. Si fuera solo esto lo habríamos resuelto hace tiempo a base de despidos masivos y cárcel, como en Islandia, pero no es nada fácil. Mediante la repugnante postura de los medios de comunicación para desinformar a los ciudadanos, y usando artimañas y cortinas de humo como por ejemplo la memoria histórica de la Guerra Civil, la gran masa de los ciudadanos no saben distinguir entre una fuerza política legítima y una banda de ladrones, que son los que tenemos ahora mismo. Si bien hay una oposición minoritaria que podría salvarse de la quema por su honestidad, no la voy a citar para no caer en discusión política.

El núcleo del problema es que el ciudadano no está educado ni preparado para la Democracia y no tiene una opinión crítica. No es capaz de darse cuenta de que votando a su partido de siempre lo único que le otorga es derecho a que siga haciendo lo que le ha llevado a una situación cada vez peor. Nosotros, el pueblo, somos tan tan obtusos que siempre achacamos los males de la sociedad al partido que no votamos. Y no nos damos cuenta de que alimentamos una farsa, un callejón sin salida, y los PARÁSITOS se aprovechan de ello. Mucha gente mayor con el mismo derecho a voto que un joven informado y con estudios seguirá votando a los mismos partidos de siempre, por muy mal que les pongan la situación, y por más corrupción que haya.

Ese es el resumen de la situación.

Y esto debe cambiar.

¿Soluciones? Hay varias.

Una es la violencia, siempre con resultados trágicos, pero puede ser detonante para un gran cambio en poco tiempo. Los ánimos se están crispando últimamente, las protestas crecen, y realmente la violencia ha llegado a las calles, cortesía de los perros de presa del gobierno. Con este ritmo in crescendo y si no se relajan los ánimos, posiblemente ocurra algo próximamente.

Otra solución es la resistencia pacífica. Manifestaciones, manifestaciones, manifestaciones, y muchas cámaras para que haya difusión a través de la red, y a través de los pocos medios que no sean unos miserables vendidos. Con una correcta organización toda manifestación puede eludir la violencia desplazándose en masa hacia localizaciones alternativas. Cuando llegue la policía a provocar acciones violentas debe haber una capacidad de respuesta suficiente como para movilizar a todo el grupo a una localización secundaria (terciaria, etc) acordada de antemano. Con cada desalojo debe haber otra movilización inmediata. La policía puede ser un foco de violencia pero no puede estar en todas partes.

La solución democrática. La más lenta y complicada para un pais como el nuestro. Mucha gente es reacia a cambiar el voto de su partido de toda la vida. Debemos demostrar a la gente, no que están equivocados, sino que hay alternativas mejores. Esta es quizá la piedra más difícil de apartar del camino. Cuando hablas de política con un señor mayor de ideas cerradas te das cuenta de que se toma tu crítica a su partido favorito como una forma de censura a su opinión, lo que le provoca un gran rechazo y que se cierre en sí mismo más aún. Hay que intentar que él mismo se dé cuenta de que no se está ayudando

Debemos ser psicólogos, debemos ser diplomáticos, y sobre todo debemos informar de alternativas, partidos políticos minoritarios. Debemos leernos los programas, las bases fundamentales de cada partido minoritario. Nada nos garantiza que un partido minoritario no se vuelva rápidamente corrupto cuando llegue al poder, pero simplemente el duro golpe de la lección aprendida servirá de lección a toda la casta de PARÁSITOS a la que estamos manteniendo. Nuestro anterior presidente se fue reconociendo públicamente que sabía que los ciudadanos no le querían. Ellos saben que queremos que haya cambios en las ley que ampara a su casta, y tarde o temprano subirá al poder alguien con la ética y los cojones necesarios para hacerlo. Pero necesitamos la ayuda de todos.

Por eso, debemos actuar de todas estas formas. Manifestarnos en masa, a ser posible pacíficamente y de forma estratégica y planificada para evitar la violencia. Debemos informarnos e informar de alternativas. La gente está esperando un cambio, pero nada cambiará si no colaboramos entre todos.

Pensamientos finales: Por más vueltas que se le de al asunto no hay otra forma de verlo. Nuestros políticos son PARÁSITOS de la sociedad. Y en biología, los parásitos o se eliminan o acaban matando al organismo.

No hay comentarios: