domingo, 29 de julio de 2012

Religión y Humanidad

En respuesta a una crítica a las religiones publicada en otro blog.

Pocos lectores de este blog van a intentar rebatir esto. Yo estoy de acuerdo con esta y otras informaciones virales de carácter escéptico, ateista, o antireligioso, de las que se comparten en la blogosfera, podcastfera, redes sociales... En realidad me cansa leer tantas verdades sin que haya ningún cambio social perceptible. Pero aunque me cansen, agradezco que haya tantas, por que es necesario demostrar el inconformismo al resto de la sociedad para que se produzca un cambio a la larga. A ver si de una vez la humanidad espabila de tanto rollo místico, y se pone a cooperar globalmente por la trascendencia de la Raza a un nivel superior que nos permita establecer una posición de relevancia en nuestro Universo.

Decía el genial Carl Sagan "Somos el medio para que el Cosmos se conozca a sí mismo". Somos la única raza inteligente (coñas aparte) conocida por la Humanidad y somos polvo de estrellas (la mayoría de nuestros átomos se formaron mediante fusión nuclear, en el núcleo de alguna estrella supernova que explotó hace millones de años). Como inteligencia surgida de la materia inerte es responsabilidad de la Raza Humana perdurar lo máximo posible, prolongar nuestras vidas, y en conjunto la historia y logros futuros de la Humanidad.
El mensaje que da la religión es exactamente el contrario al que se espera de esta responsabilidad. "No luches por mejorar tu vida; en cambio prepárate para lo que hay después de la muerte." "Todo el bien que hagas que no sea por el bien de tu descendencia y tu raza sino por tu propio bien cuando mueras." Todo esto es una estafa histórica basada simplemente en la genética. Todos los seres vivos han evolucionado con un mecanismo de supervivencia por el cual temen a la muerte, y la mente evolucionada del hombre traduce ese temor y lo racionaliza, convirtiéndose en el miedo a la inexistencia. ¿Y cómo solucionar ese miedo a la inexistencia? Con la inmortalidad de la consciencia. ¿Y cómo la conseguimos? Coño, dos tipos con camisa blanca y corbata llamando a mi puerta. Voy a ver qué quieren.
Sin embargo me pongo a pensar en que formamos parte de una clase media más o menos acomodada, y de edad joven o mediana. Y si eres internauta perteneces, salvo excepciones, a esta clase. Nosotros tenemos una esperanza de vida de unos 40 a 70 años aún, cierto nivel de educación, y vivimos con relativa comodidad. Todo hombre pasa alguna vez una crisis existencial, pero son una anécdota más de nuestra vida, y en pocos casos cambiamos de ser escépticos a "espirituales". En fin que en nuestras vidas sobra cualquier religión, o si la tenemos es como colchón emocional, ya que en el fondo todos sabemos que es una pamplina.
Pero en cambio hay mucha gente que está en una posición mucho más difícil, gente desesperada que necesita de verdad creer en algo, gente sin educación, enfermos terminales (no juzgues si no estás en su situación), gente mayor con educación antigua a la que queden pocas décadas de vida, gente en general que necesita aferrarse a algo que les dé cierta paz interior. A estas personas no les puedes decir: "bueno, vas a palmarla finalizando así toda tu insignificante existencia, pero lo que importa es que los que nos quedamos aquí vamos a estar guay, y trabajando para que las generaciones futuras estén incluso mejor." No, no lo van a aceptar. No se lo van a creer. Y además es que incluso ellos saben que es falso. El mundo está gravemente podrido entre el capitalismo y la religión, que son dos formas del egoismo humano. Solo que los creyentes no lo saben, o no lo quieren aceptar.
Un ser humano evolucionado, sin miedo ni egoísmo, sin necesidad de creencias ni de posesiones, es decir el ser en que espero que nos convirtamos algún día, terminará su larga existencia y se entregará al oscuro vacío de la muerte con orgullo, de buena gana, sabiendo que deja a su descendencia y al planeta en buenas manos, feliz por saber que llegarán lejos, y satisfecho por haber contribuido y formado parte de ello. Este ser humano sabrá que, tras vivir y morir, su existencia habrá sido grabada a fuego en el tejido de la realidad, y de ninguna forma podrán borrarse completamente los registros de quién fue y cómo vivió, por lo que sin ser consciente de ello, vivirá para siempre. Y no necesitará nada más.
Pero no lo somos, aún no. No somos ese ser humano evolucionado. Seguimos siendo una raza estúpida, pueril, egoista y miedosa, y lo peor de todo, vivimos en un mundo y un sistema construidos por y para esas emociones. En el albor de la civilización humana hubo un destello de esperanza. Pero la humanidad cayó en la etapa más oscura de su historia cuando empezó a usarse la Religión como herramienta de poder. Véase la película Ágora, que personalmente encuentro bastante triste por el mensaje que contiene: el final de la era de la razón, y el comienzo de la era de la oscuridad en la que aún nos encontramos, cortesía de la Religión Cristiana en este caso.
En esta época actual de escepticismo estamos levantando la cabeza y empezando a atisbar la salida de esa etapa oscura, gracias a las tecnologías de la información. Pero aún no hemos salido de la oscuridad. La lucha continúa. Las Iglesias Cristianas, especialmente la Católica, y judías, son poderosas aún. El Islam se sigue imponiendo en paises en los que la vida es muy dura y promete el oro y el moro tras la muerte. Las religiones benignas o interioristas como Budismo Zen y demás no hacen tanto mal, pero tampoco ayudan, y encima somos tan tontos que las importamos por que somos muy guays. Y para colmo de colmos tenemos la Cienciología y otras sectas para gente muy necesitada de creencias, que se cree muy inteligente y no se conforma con un crucifijo en su cuello.
Por eso es nuestro deber hacer compartir esta crítica en redes sociales y otros medios asociados a las tecnologías, para que la gente, especialmente los jóvenes (principal objetivo de los católicos por lo que se ve, con esa peligrosa campaña JMJ), vayan poco a poco despertando a la luz y al conocimiento en vez de al miedo y la superstición. No es sencillo, pero esperemos que el mundo pueda seguir un camino por el cual cada vez haya menos necesidad de "paz espiritual". Que para mí paz espiritual sería tener la certeza de que el día de mañana no se va este planeta al carajo por nuestra estupidez.
La lucha continúa.

---

A otra respuesta:


A lo que tú llamas espiritualidad yo lo llamo sentido común, altruismo sincero, bondad... Pero yo no lo considero base de ninguna parte espiritual del cuerpo, ni al alma, ni a nada sobrenatural, sino a un comportamiento evolucionado del ser humano, orientado hacia el bien común, que aún no hemos alcanzado como sociedad.
Desde dos puntos de vista distintos, estamos de acuerdo en lo mismo y en que el ser humano lo necesita. Cada cual puede creer en lo que quiera, mientras no lo imponga a los demás, y no lo institucionalice, que es el problema de las actuales religiones del mundo, que con unos textos antiguos escritos no dejan que la gente se encuentre de verdad a sí misma o, si así lo prefieres, a desarrollar su propia espiritualidad.
Ya en mi anterior respuesta indico que es muy difícil para muchas personas liberarse de sus creencias, pero creo que no he dejado claro que en muchos casos hoy día haría más mal que bien. Por eso la esperanza son los jóvenes y la educación de estos para que piensen por sí mismos.

1 comentario:

Leon Van Bon dijo...

Hola Welo, aquí, LVB.

Como supondrás, totalmente de acuerdo con el post. Quería ver si podía polemizar algo pero m ehe encotnrado que todo está OK, así que m eguardo el colmillo ;)

Dos apuntes:

- El miedo a la muerte lo considero totalmente normal y humano, y creo que es consecuencia de la autoconsciencia. Una vez que somos conscientes de nuestro propio yo se hace muy difícil no tener miedo a la muerte. Que sepamos somos la única especie animal con autoconsciencia e inteligencia suficiente para saber lo que significa, de ahí todo lo que nos inventamos.
Las grandes religiones se han apropiado de esta angustia vital para sacar provecho desde el principio de los tiempos.

- Ojo no mezclemos el capitalismo con la religión. Soy relativamente optimista respecto a la religión, croe que es posible que en paises avanzados cultural y económicamente es totalmente posible que la religión (organizada al menos) desparezca en unas cuantas generaciones. Ahora bien, cierto grado de capitalismo es inherente al ser humano. ansiamos posesiones materiales y esto no tiene por que ser malo. Al fin y al cabo este afán de tener bienes materiales ha ayudado en muchos casos al avance de la civilización. Si hoy en día el capitalismo es quizás demasiado exacerbado ya sería tema de otro debate.

Termino con la mejor respuesta que se puede dar a la pregunta "¿A dónde vamos después de la muerte?", "Al mismo sitio dónde estábamos antes de nacer".
Si lo pensamos así, el concepto de que despues de la muerte volvemos a la "nada" no es tan inabarcable racionalmente.

Pues nada. Felicidade spor el blog y manda un mail a los que conoces que gusten de la dialéctica para que se metan (Pensador18, Quintanilla, Edelbury, etc.)

Nos vemos!