lunes, 14 de enero de 2013

Consejo para el que tiene crisis de fe.


Madurar. Terminar de salir del cascarón. Darse cuenta de que el Universo es muy grande como para que algo tan pequeño como nosotros pueda tener algún tipo de importancia cósmica, divina o sobrenatural. Apreciar y respetar la vida en todas sus formas. Adoptar un nuevo credo en el que lo importante no es lo que muere, sino el legado que deja a los que viven. Darse cuenta de que el 'Nosotros' es más importante que el 'Yo'. Evolucionar.
En esta inmensidad, somos un hermoso y fortuito incidente evolutivo, tanto biológica, química y atómicamente, pero nos queda mucho tiempo para saber si somos solo una anécdota, o un hecho relevante.